Cloacas – Introducción

Servicio de Cloacas
Servicio de Cloacas
Servicio de Cloacas
Servicio de Cloacas
previous arrow
next arrow
Slider

La obra de cloacas

Atendiendo a dar solución a un problema largamente postergado en la ciudad de Villa Carlos Paz, e integrándose al proceso de saneamiento que se lleva a cabo en todo el Valle de Punilla, la Cooperativa Integral ha sido y es un eslabón fundamental para la concreción y puesta en funcionamiento del sistema clocacal de la ciudad.

El largo recorrido en relación al servicio de cloacas comenzó el 23 de agosto de 2002 cuando la Coopi participó de la firma del convenio marco para la realización de las obras de Saneamiento Integral del Lago San Roque. En ese momento, a través de una gestión coordinada con el Gobierno de la Provincia de Córdoba y la Municipalidad de Villa Carlos Paz la Coopi asumió el compromiso de proyectar y concretar la obra de Redes Colectoras de Desagües Cloacales para la ciudad, a través de un modelo de gestión cooperativo.

Así, por primera vez en nuestra historia, el Gobierno Provincial entregó de manera directa a una asociación de 13 Cooperativas de Punilla la ejecución de una obra pública para la solución del problema ambiental más significativo de la región. Ante un contexto de crisis económica y social que vivía el país en ese momento, las empresas privadas no estaban dispuestas a invertir en saneamiento y quizás esa coyuntura permitió que el grupo de cooperativas pudiera asumir el compromiso. Lo cierto es que “Cuencas Serranas S.A.” es la figura societaria comercial que representa la unión de estas instituciones integrantes de la Asociación Regional de Cooperativas de Punilla (ARCOOP).

Dando fin a las postergaciones, la obra se puso en marcha el 19 de diciembre de 2002 cuando se iniciaron los trabajos en la zona más comprometida, el núcleo céntrico de la ciudad, por considerarlo un espacio de vital importancia para la vida comunitaria y la actividad turística. La primera etapa de la obra comprendió a 14.000 usuarios (1.494 conexiones), actualmente lo realizado representa el 54% de la poligonal a construir. Alcanzar esta cifra implicó una serie de acciones en la que tanto la cooperativa como los vecinos estuvieron involucrados.

En este proceso de saneamiento, lo hecho hasta el momento implicó:
– Más de 100 kilómetros de red cloacal surcando la ciudad.
– 5810 acometidas domiciliarias.
– 1071 bocas de inspección funcionales al servicio.
– El reemplazo de 480 metros de redes antiguas.
– 1700 conexiones domiciliarias y comerciales conectadas a la red que generaron cuatro millones de líquidos cloacales diarios tratados.

La ejecución de la obra en todos sus aspectos fue llevada a cabo con los más estrictos controles y estudios de factibilidad que garantizan la calidad del servicio prestado, realizando una serie de procedimientos y pruebas que aseguran su buen funcionamiento.

 

¿Por qué la Coopi no pudo terminar la construcción de la red de cloacas?

En el año 2002 el Gobierno de la Provincia de Córdoba junto a la Municipalidad de Villa Carlos Paz y la Asociación Regional de Cooperativas (ARCOOP) firmó un convenio para el saneamiento integral de la cuenca del lago San Roque.

Precisamente ese fue el marco normativo para que en nuestra ciudad se concrete la firma de un contrato entre la Municipalidad de Villa Carlos Paz y la Cooperativa Integral para la construcción de obras necesarias para tratar los líquidos cloacales en los sectores más críticos (no en la totalidad del ejido). El 62% de las redes proyectadas fueron concretadas. (Ver infografía)

Sin embargo, la construcción de las redes domiciliarias no pudo ser finalizada porque el municipio no cumplió con el contrato suscripto. El mismo establecía que la municipalidad debía
reconocer la variación de costos que tuviera la obra y trasladarlos a las cuotas que debían pagar aquellos vecinos que no optaron por el pago de contado en una sola cuota. Cabe recordar que la mayoría de los frentistas optó por el plan de pago de 12, 24, 36 y 48 cuotas.

El artículo 7 de la ordenanza 4071, especifica que cada vez que se produjera una variación en los costos de obra igual o superior al 10%, los incrementos serían agregados en cada cuota aún no pagada.
Mes a mes la cooperativa fue informando al municipio sobre las variaciones de costos y solicitando el traslado de los incrementos correspondientes a los planes en cuotas. El primer pedido fue pr­­esentado el 12 de setiembre de 2003 y reiterado en 11 oportunidades hasta octubre de 2005.

En las últimas notas dirigidas al municipio, la cooperativa dejó expuesto que aplicar la actualización sería ya “anacrónico e insuficiente” y planteó que “debe ser el propio municipio el que encuentre los medios para dar solución a esta problemática sin trasladar a los vecinos los efectos de dicha actitud”.

Nunca se logró que el gobierno de turno reconociera el aumento de precios. Así la obra se fue desfinanciando hasta hacerse imposible su continuidad. Si los aumentos se hubieran trasladado a los planes de pago, la obra se habría terminado.

Está claro que el municipio no quiso asumir el costo político que implicaba incrementar el valor de las cuotas y falsamente trasladó la responsabilidad de la no finalización de los trabajos a la Cooperativa Integral.

Esto tuvo como consecuencia que la Cooperativa iniciara un juicio en contra de la municipalidad con la intención de que se reconozcan los valores reales para finalizar con las obras comprometidas.

El juicio culminó con un acuerdo de las partes, celebrado el 26 de noviembre de 2011, que fue avalado por medio de una ordenanza, sancionada con la firma del propio Esteban Avilés cuando era presidente del Concejo de Representantes.

Queda claro entonces que la Cooperativa Integral no es responsable de la no terminación de la construcción de las redes cloacales. La Coopi invirtió más recursos de los que percibió por ese concepto. Y si los trabajos no se terminaron fue por única responsabilidad del municipio, que no cumplió con lo acordado por contrato.