CAPACITACIÓN

Capacitación

Formarse para el trabajo

Entendiendo que la formación es imprescindible para el desarrollo social, la Cooperativa invierte permanentemente en capacitar a su personal. Además de mejorar su rendimiento, los trabajadores obtienen un incremento en la calificación de su mano de obra como una herramienta para el futuro.
Los profesionales y especialistas que proyectan los servicios que brinda la institución transmiten sus conocimientos formando a los empleados para realizar con idoneidad el mantenimiento de las obras y servicios, disminuyendo al máximo la dependencia externa. Además se dictan cursos de capacitación en informática, inglés y otras temáticas necesarias para el desempeño laboral cotidiano.

Como resultado de todo este proceso, en la actualidad, la Cooperativa Integral es una de las empresas mejor equipadas de la región tanto en recursos humanos como en maquinaria y tecnología. El acceso a la capacitación se ha transformado en uno de los pilares básicos que le permite a los trabajadores realizar una trayectoria fundada en el esfuerzo personal que se ve compensado con un acceso a mejores condiciones laborales y de desarrollo.

Por otro lado, se brinda el espacio para que trabajadores y delegados participen en la planificación conjunta de la toma de desiciones. Ejemplo de ello es la experiencia de presupuesto participativo que se lleva adelante y que permite involucrar tanto al trabajador como al delegado en el desarrollo institucional, técnico, administrativo, de gestión; asumiendo cuál es su rol en el entramado institucional y qué competencias se requieren de cada actor para el beneficio del sistema.

Escuela

En 1998 se estableció en la Cooperativa Integral una escuela primaria denominada Centro de Apoyo Pedagógico (CAP) Nº 6 – Región 5 como parte del Programa de Escuelas Prioritarias (PEP), dependiente de la Dirección de Regímenes Especiales del Ministerio de Educación de la Nación.

Esta iniciativa tuvo como objetivo principal brindar la oportunidad de completar sus estudios a los trabajadores que, por diversas razones, no habían podido hacerlo. Este proceso surgió en el marco de la reestructuración de la gestión institucional y como necesidad planteada desde los mismos trabajadores.

Con el correr de los años el proyecto comenzó a recibir demandas de la población en general y para dar respuestas a esto, en 2001, el CAP abrió las puertas a la comunidad, incorporando estudiantes que no desarrollan actividades laborales en la cooperativa. Desde su apertura el flujo de estudiantes no ha mermado lo que implica que los trabajadores, sus familias y la población en general transitaron o transitan por este espacio de formación sin tener que afrontar costo alguno y contando con clases de apoyo en todos los módulos (inicial, matemática, lengua, ciencias y tecnología, ciencias sociales y formación para el trabajo).

Desde hace dos años, el grupo de alumnos está integrado exclusivamente por vecinos y no por trabajadores de la cooperativa; sin embargo la coopi sigue brindando ayuda material y edilicia para que el centro de formación continúe funcionando. Fruto de este proyecto han egresado 26 alumnos, de los cuales 11 son trabajadores de la Coopi, mientras que 8 ex alumnos continuaron sus estudios secundarios y 2 ex alumnos accedieron al nivel universitario.